Anemia durante el embarazo

0
1130

En caso de anemia, la sangre contiene muy pocos glóbulos rojos (eritrocitos) o muy poco pigmento de sangre roja (hemoglobina).

Los glóbulos rojos y la hemoglobina que contienen llevan el oxígeno vital de los pulmones a todas las células del cuerpo y también al feto. La hemoglobina contiene hierro. Si el cuerpo tiene muy poco hierro, puede producir menos hemoglobina. Esto puede llevar a la anemia.

¿Qué causa la anemia durante el embarazo?

La cantidad de sangre aumenta durante el embarazo. La parte líquida de la sangre (plasma sanguíneo) aumenta más que el número de glóbulos rojos, lo que hace que la sangre se diluya, como lo demuestra el hecho de que el nivel de hemoglobina en la sangre de una mujer embarazada disminuye ligeramente.

Por lo tanto, una ligera anemia es completamente normal durante el embarazo. Sin embargo, si también hay falta de hierro, el valor de la hemoglobina cae más bruscamente porque la producción de hemoglobina es insuficiente.

Si la ingesta de hierro en el cuerpo es baja o la necesidad no puede ser cubierta por los alimentos, puede desarrollarse la llamada anemia por deficiencia de hierro.

La anemia grave puede provocar un nacimiento prematuro; también es posible que el bebé nazca con bajo peso. En el caso de la anemia leve, no hay riesgo de efectos sobre el feto.

¿Cómo se puede detectar la anemia?

En el marco de los exámenes médicos preventivos, se determina regularmente el valor de la hemoglobina y se inscribe en el registro de maternidad bajo la rúbrica “Hb”. Esto permite detectar la anemia antes de que aparezcan los síntomas.

El valor de la hemoglobina fuera del embarazo en las mujeres suele estar entre 12 y 16 g/dl. Durante el embarazo, el valor de la hemoglobina disminuye ligeramente. 

Al principio y al final del embarazo, el límite del tratamiento es un valor de Hb inferior a 11 g/dl, y en el tercio medio del embarazo sigue siendo normal que el valor de Hb caiga hasta 10,5 g/dl.

Si el valor de Hb es bajo, también debe determinarse el valor de hierro en sangre, así como el valor de ferritina, que proporciona información sobre el suministro de hierro del cuerpo (“almacenamiento de hierro”).

¿Cómo se trata la anemia?

Si se ha diagnosticado anemia, el médico prescribirá un suplemento de hierro, generalmente en forma de comprimidos.

Debe tomarse con el estómago vacío, preferiblemente con un poco de zumo de naranja, unos 30 minutos antes de la comida para mejorar la absorción. Tomar este medicamento puede causar heces más oscuras o más negras, náuseas, vómitos y estreñimiento.

Si esto ocurre, puede que necesite hablar con su médico o profesional sanitario. Si tiene una deficiencia de hierro extremadamente severa, el hierro puede ser administrado como una infusión.

¿Qué puedo hacer para prevenir la anemia?

La mejor manera de prevenir la anemia es llevar una dieta variada y equilibrada. Asegúrate de comer suficiente comida con alto contenido en hierro. El hierro animal es particularmente fácil de absorber para el cuerpo.

La carne, especialmente el hígado, es por lo tanto una buena fuente de hierro. Pero los granos enteros (avena, mijo), las legumbres, las nueces, las verduras de hoja verde y las hierbas también contienen mucho hierro.

El cuerpo puede absorber el hierro especialmente bien si se toma la vitamina C con la comida, por ejemplo con un vaso de zumo de naranja o fruta. También hay disponibles jugos fortificados con hierro.

Muchas mujeres embarazadas con niveles normales de hemoglobina toman suplementos de hierro como medida preventiva.

No hay pruebas de que esto tenga algún beneficio, pero no se conocen otros inconvenientes que el estreñimiento. Una sobredosis de hierro puede provocar náuseas, vómitos, diarrea o estreñimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí