Diagnóstico prenatal y las enfermedades

0
1017

Si existe la sospecha sobre que él bebe sufre una enfermedad o una discapacidad, este conocimiento temprano puede en algunos casos mejorar las condiciones de partida del niño, ya que las terapias prenatales son posibles.

Por ejemplo en el caso de un defecto cardíaco del niño, ser planeado específicamente en un hospital especializado, donde se prestan los primeros auxilios de manera óptima para el niño. En estos casos, los padres pueden prepararse para su hijo especial y planificar mejor el período posterior al nacimiento.

Sin embargo, en la mayoría de los casos no hay posibilidad de tratamiento y los futuros padres se enfrentan a la pregunta: ¿aceptamos a nuestro hijo tal como es o queremos interrumpir el embarazo?

En esta difícil situación, los padres tienen derecho a recibir asesoramiento y apoyo psicosocial gratuitos. Estos servicios suelen ser prestados por centros de asesoramiento para el embarazo.

Métodos de diagnóstico prenatal

En el diagnóstico prenatal se distingue entre procedimientos invasivos y no invasivos. Los procedimientos no invasivos son los exámenes de ultrasonido y los análisis de sangre que no involucran al cuerpo. Los procedimientos invasivos son exámenes que implican una intervención en el cuerpo de la madre.

Los métodos no invasivos incluyen

  • La prueba de translucidez nucal
  • Ultrasonido de alta resolución
  • Análisis de sangre como parte de la prueba del primer trimestre,
  • El análisis de sangre del segundo trimestre
  • Análisis de sangre genéticos para detectar aberraciones cromosómicas como la trisomía 21 (síndrome de Down) (“NIPT”)

Los procedimientos invasivos incluyen

  • Muestreo de vellosidades coriónicas
  • La amniocentesis
  • Punción del cordón umbilical

Estos procedimientos invasivos están asociados con un mayor riesgo de perder el niño como resultado de un aborto espontáneo.

Estadísticamente hablando, de una a cuatro mujeres de cada 200 abortan tras la punción de la placenta después del procedimiento. Después de la amniocentesis, una de cada 200 mujeres perderá su hijo, y una a tres de cada 100 mujeres perderá su hijo después de una punción del cordón umbilical.

El médico está obligado a proporcionar a la mujer embarazada o a los futuros padres información y asesoramiento exhaustivos antes de un examen de diagnóstico prenatal.

Esto incluye información sobre el tipo de prueba, sus riesgos y posibles resultados, así como las consecuencias. Además, el médico debe informar a la embarazada de que tiene derecho a recibir asesoramiento psicosocial adicional en un centro de asesoramiento para embarazadas, tanto antes del examen de diagnóstico prenatal como mientras espera los resultados o después.

La mujer embarazada debe dar su consentimiento por escrito a cualquier examen genético prenatal. Ella puede retirar este consentimiento en cualquier momento.

Si ella y su pareja prefieren no saber si su hijo puede estar enfermo o discapacitado, tienen derecho a no saberlo y a rechazar las pruebas de diagnóstico prenatal.

En principio, los médicos tienen la obligación de informar a las mujeres embarazadas de cualquier hallazgo anormal que pueda producirse durante los exámenes preventivos normales.

Si este es el caso, debe informar expresamente al médico de que no desea que se le informe de ciertas cosas durante el embarazo.

TE RECOMENDAMOS VER:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí