Insomnio en el embarazo, causas y remedios

0
968

El insomnio es un problema frecuente en las mujeres embarazadas. Y es importante encontrar soluciones, porque se sabe que precisamente durante el embarazo se necesita dormir más.

¿Recuerdas los días en que te quedaste dormida de inmediato? Ahora, en la dulce espera, dormir de ocho a nueve horas seguidas puede parecer un sueño lejano. Si no es la presión molesta en la vejiga lo que te mantiene despierta, entonces es dolor de espalda o calambres en las piernas, o la incapacidad de sentirte cómoda en una cama que una vez te adormeció suavemente antes de dormirte.

¿Y qué hace que el insomnio en el embarazo sea aúnmás difícil de manejar? Seguramente sabiendo que en este momento es el momento en el que más necesitas dormir. Una vez que el bebé llegue, una buena noche de descanso será aún más difícil de encontrar. Descubrimos causas y remedios del insomnio en el embarazo.

Insomnio en el embarazo, las causas

¿Estás embarazada? Ten en cuenta que hay muchos factores que pueden hacer que pierdas el sueño, incluyendo:

  1. Dolor de espalda. Cuando el vientre crece, los músculos de la espalda funcionan más y como resultado se cansan más fácilmente. Además, los ligamentos se aflojan gracias a las hormonas del embarazo y, como resultado, aumentan las posibilidades de que te duela mucho la espalda.
  2. Dolor en las mamas. Los senos pueden doler durante el embarazo.
  3. Hinchazón. Las hormonas del embarazo ralentizan la digestión, lo que te hace sentir hinchada.
  4. Acidez estomacal.Estas mismas hormonas también relajan los músculos del tracto digestivo, por lo que es más fácil para los ácidos estomacales subir al esófago y dar la sensación de ardor.
  5. Sofocamiento. Algunas mujeres embarazadas tienen sofocos: de repente se sienten calientes en el pecho, la cara y el cuello.
  6. Calambres en las piernas y las piernas inquietas. Los cambios en la circulación del bebé y la presión sobre los nervios y los músculos pueden causar calambres en las piernas. También puede experimentar una “sensación particular” en las piernas conocida como síndrome de piernas inquietas.
  7. De un lado a otro del baño. Tener que ir al baño por la noche a menudo sucede cuando estás en la dulce espera y puede mantenerte despierta por la noche.
  8. Sueños vívidos. Cuando estás esperando dulcemente, es normal soñar intensamente.
  9. Náuseas o vómitos. Tú puede tener náuseas o vómitos por la noche.
  10. Dificultad para respirar. El útero en crecimiento también está ejerciendo presión sobre el diafragma, que se encuentra justo debajo de los pulmones. Esta presión puede dificultar la respiración.
  11. Ronquidos. La presión adicional, debido al crecimiento de la barriga, también puede llevarte a roncar más. Cambios como estos también pueden bloquear brevemente la respiración repetidamente durante el sueño (apnea del sueño).
  12. Ansiedad. Tienes mucho en qué pensar ahora mismo con el bebé que viene. Los pensamientos y preocupaciones que rodean tu cabeza pueden evitar que duermas bien.

Insomnio en el embarazo, posibles complicaciones

Es importante enfrentar y tratar de resolver el insomnio en el embarazo. El cuerpo necesita descansar en este momento para cuidar del bebé en crecimiento. El insomnio durante el embarazo o incluso la apnea obstructiva del sueño (OSAS) en mujeres embarazadas puede tener complicaciones causadas por el tabaquismo, la obesidad, la edad o una posible historia problemática.

Esto podría aumentar las posibilidades de tener un parto prematuro, un parto más largo o un parto por cesárea. La apnea del sueño no tratada también puede conducir a complicaciones del embarazo, como presión arterial alta y dificultad para dormir después del nacimiento. También podría hacerte más vulnerable a la depresión después del parto.

Insomnio en el embarazo, remedios

Curar el insomnio es un poco más difícil si estás embarazada, pero no es imposible. Muchos medicamentos para dormir no se consideran seguros para las mujeres embarazadas. Pero tú necesitas saber que algunos cambios en el estilo de vida pueden mejorar el sueño. Es recomendable seguir algunas recomendaciones.

  1. Limita las bebidas con cafeína. Hacen que sea más difícil para el cuerpo absorber el hierro que tú y tu hijo necesitan.
  2. Bebe mucha agua durante el día y deja de beber un par de horas antes de acostarte para no tener que despertarte para ir al baño.
  3. Abandona las pantallas brillantes. Ver las redes sociales en tu teléfono o televisión en tu tableta puede mantenerte despierta por la noche
  4. Come más a menudo y no cenes demasiado tarde.
  5. Considera evitar los desencadenantes de la acidez estomacal, como el chocolate y los alimentos grasos o picantes.
  6. Sal y camina unos 30 minutos al día. El ejercicio te ayuda a dormir mejor. Simplemente no hagas ejercicio 4 horas antes de acostarte porque puede mantenerte despierta.
  7. Toma un baño caliente o pide a tu pareja un masaje para relajarte.
  8. Habla sobre tus preocupaciones. Puedes hablar con tu pareja, amigo o terapeuta. Hablar con alguien puede ayudarte a liberarte de las ansiedades.
  9. Mantén el dormitorio “tranquilo”, oscuro y fresco por la noche.
  10. Sigue una rutina primero antes de ir a dormir.
  11. Deja una ventana abierta. El aire fresco puede ser soporífico. Y si el clima no coopera y con una ventana abierta corres el riesgo de dejar entrar una gran cantidad de mosquitos, trata de refrescar la habitación con el aire acondicionado o ventilador.
  12. Haz el amor. Si estás de buen humor, haz el amor. O, al menos, pídele a tu pareja un masaje: ambos son relajantes.
  13. Ejercicios de relajación. Prueba un poco de ejercicio de relajación (visualización, meditación, respiración profunda, tal vez incluso yoga). Si tú no está familiarizada con estas prácticas, se logra el mismo efecto, increíblemente… contando ovejas, gracias a la monotonía de mostrar animales saltando la valla. Puede descargar una aplicación de sueño o meditación a tu teléfono.
  14. Deja una luz nocturna encendida en el baño. Ya que tendrás que ir allí con frecuencia por la noche, encender la lámpara normal que tienes en el inodoro (y que definitivamente es más potente que una luz nocturna) podría despertarte por completo y hacer que sea más difícil tratar de volver a dormir. A continuación, opta por una lámpara más pequeña.

Si has intentado seguir estos consejos y todavía no puede conciliar el sueño, consulta a tu médico. Puede ser necesario un tratamiento para un problema específico o tal vez para el síndrome de piernas inquietas.

Además:

  1. Si tienes síndrome de piernas inquietas, toma mucho ácido fólico y hierro de vitaminas prenatales y alimentos como pan integral y cereales.
  2. Si tienes sobrepeso o ronquidos, el médico puede revisarte en busca de apnea del sueño. Es posible que necesites una máscara especial que proporcione presión de aire constante para mantener las vías respiratorias abiertas. Esto ayuda a respirar más fácilmente por la noche.
  3. Si tienes acidez estomacal, prueba medicamentos de venta libre. Si es posible, levanta la cabecera de la cama unos centímetros, de modo que el ácido regrese hacia abajo, en lugar de subir al esófago. Además, evita los alimentos picantes o ácidos que podrían desencadenar acidez estomacal y no tener una comida abundante antes de acostarte. Si tienes hambre, come un aperitivo ligero, como galletas integrales y queso o una manzana.
  4. Si sufres de ansiedad, habla con tu médico, quien puede dirigirte a fuentes adicionales de apoyo.

TE RECOMENDAMOS VER:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí